LA TRAGAMILLAS. VILLALBA. 04 MAR 2018

Nuestra corredora CARMEN estuvo presente en la Tragamillas 2018. Os pasamos sus impresiones: 

Decidí apuntarme a La Tragamillas, llamada así en honor a Antonio Ledesma: “El Tragamillas”.

Sé que era una locura porque el domingo anterior había corrido la Media de Latina, carrera que no había corrido nunca y quise hacerla.

Esta carrera llevo haciéndola hace 6 años y quería repetir, fue una cabezonería, pero es lo que tiene ser corredora y querer participar. 

El día amaneció lloviendo, algo que había estado haciendo durante toda la semana, pero como dicen por ahí “hay que correr aunque no llueva”, así que ahí estaba preparada para afrontar los 21 km.  Afortunadamente dejó de llover e iniciamos la carrera bien y con ánimo, los kilómetros se sucedían, mis piernas iban bien, pero a partir del km 10 ya empecé a notar las subidas y bajadas de esta carrera, hasta llegar al kilómetro 13 con su gran cuesta, aquí me día cuenta que hay que dosificar las carreras, me dejé llevar y llegué en el peor tiempo de mi media maratón: 1:53:40. 

Los objetivos no se cumplieron pero llegué con ganas de seguir participando.- CARMEN.

MEDIA MARATÓN LA LATINA. 25 FEB 2018

El domingo 25 de febrero estuvimos presentes en la Media de la Latina, con 17 participantes. Os dejamos la Crónica de nuestro corredor LUISMI “PASITOS” y la de FÉLIX.

 

 

        LUISMI-PASITOS.- Mañana fresquita la de este día, pero con pronostico de buena temperatura y buen tiempo según fuese avanzando el mismo. Primera carrera del club del 2018,a la cual nos habíamos apuntado 16 socios, el G.C. se había hecho cargo de el tema inscripciones y a las 8.15 de este domingo estaban Carlos y Mariano haciendo la entrega de dorsales a tod@s los compis. Yo iba con la esperanza de poder revalidar mi marca del año anterior 1:23:45 a sabienda que no iba a ser fácil, ese circuito perfectamente memorizado en mi mente por todos los años que llevo participando en esta carrera, y que es uno de los mas duros de Madrid. Tengo que decir que es una carrera que me encanta, esta cerca de casa, no esta nada masificada, se corre en parte por la C.de .C. y la mitad de la carrera es muy dura. Empezamos a calentar por la zona de la calle Guareña con Guti, Millan, Atlético y el resto de compañer@s, buen ambiente entre todos los miembros del club con los cuales nos habíamos hecho las fotos correspondientes. A las 9.30 arranca la carrera, salida cómoda y llana, intento no irme de ritmo pues la cosa se pone dura mas o menos sobre el 11k y hay que reservar, pese a todo me salen ritmos alegres, 3:50-3:45, bueno, voy fácil y el principio es muy favorable, intento meterme en un grupo de 5 o 6 atletas para ir tapadito y mas cómodo, casi si querer estamos en el km 10, parque de atracciones 38:30, voy bien de ritmo y cómodo de fuerzas, cojo agua saco un gel, me tomo medio y a seguir, a estas alturas solo llevo a un compañero que nos vamos dando relevo, el resto se quedo o se fue mas rápido, intento estar muy concentrado porque ahora viene lo bueno, después del lago la carrera entra por un tramo de tierra con mucho desnivel, km 13, mis piernas empiezan a quejarse un poco, pero sin hacerlas mucho caso sigo concentrado buscando el objetivo, empieza la cuesta del zoo, uuufff!!! corta pero exigente, recuerdo otros años a Pino y Troncha dando ánimos, este año los echo de menos!!!, pero vamos pasitos que se puede y con sufrimiento pero con alegría corono como puerto de primera en la vuelta, esto casi esta me digo, el parque es a ritmo y estoy en meta, se pone a tirar el compi que llevaba desde el principió, veo que no puedo con su ritmo y me quedo un poco, pero voy bien estoy subiendo a 4′, es ritmo, ritmo y ritmo, por fin termina la subida, giros a derecha e izquierda y entro en la pista, veo a Guti que hace como 4′ que ha terminado, me anima….me animo, saco zancada y llego!!!!1:23:51, contento, contento, respiro, me acuerdo de mi seres queridos, de Pino(que grande eres maestro), de mi compi,Verato, y me alegro por haber, un año mas, disfrutado de esta estupenda carrera. Deseo el próximo año volver a estar y a compartirla con todo vosotr@s. Un saludo. Pasitos

 

FÉLIX.-  Como ser el primero llegando el 3000, u otra crónica de La Latina.

Mañana fresca y húmeda, como todas las de Latina. Ambiente genial, 16 corredores del Club. Unos veteranos de la Latina, otros nuevos. Pero todos con la ilusión de reencontrarnos con una carrera tan clásica como dura. En la anterior crónica de la carrera Luismi reflejó de forma excepcional la carrera y su carrera. Él es del grupo de corredores del Club Atletismo Boadilla que muchos admiramos. La entrega y marcas de los Luismis, los Gutis, los Atléticos, los Troncha y…….por supuesto nuestro Paco son meras ilusiones o sueños para otros.

Cada uno se plantea un objetivo en una carrera: “mi mejor marca”, “entrenamiento para una distancia mayor”,……”llegar”., “llegar sin sufrir”.

Mi gran logro en la Latina fue correrla 16 segundos más rápida que mi anterior Latina, hace 6 años, y 16 minutos más lenta (sí he dicho minutos) que mi mejor marca personal de media maratón de hace 4 años.

Tuve la inmensa suerte de correr un buen trecho con Ateso y Alejandro, para terminar con uno por delante y otro a pocos pasos.

En la carrera atesoras muchos momentos, y recuerdas en ella, paso a paso otros muchos, entre falsos llanos, repechos interminables y el lago de la Casa de Campos seco. Intentas olvidar la última lesión, la dura recuperación de ese nivel que tuviste y se resiste, de aquel problemilla que rebota y rebota en la cabeza.

Es por todo ello, que llegando el 1000, el 2000, o el 3000, te sientes el primero. El primero en salir día tras día, en no renunciar a ser capaz de correr 2.009.700 centímetros (lo de los metros son para los que corren sin cansarse), y el primero en compartir con mis compañeros una nueva carrera.

Esa es la grandeza de este club, en el cual una simple mañana de domingo puedes compartir el  asfalto con excelentes compañeros, llegar a la meta y compartir tus experiencia con estos amigos, y sentir que subes al podio llegando el 3000.

Decidido, mañana también me calzo las zapatillas, y sin mirar la previsión del tiempo.

Medio Maratón Ribadeo-Playa de las Catedrales. 17 SEP 2017

El pasado 17 de septiembre Ricardo, Alejandro, Juan y Carmen nos decidimos a correr esta carrera con salida en el pueblo de Ribadeo y la meta en la playa de Las Catedrales. Creo que no hace falta mencionar el paisaje que disfrutamos durante la carrera ¡¡impresionante!!. Aprovechamos para pasar el fin de semana con nuestras familias y amigos. ¡Ah! y como casi siempre, Carmen hizo podio: segunda en su categoría…

Carmen, segunda en su categoría

MEDIA MARATÓN DE SAN SEBASTIÁN. 22 MAY 2016

Aquí tenéis la crónica de la participación de nuestro corredor MARIO  en la MM de San Sebastián:

2016-05-22 08.43.36 baja IMG_9707 bajasalidaCRÓNICA DE MI PARTICIPACIÓN EN EL MEDIO MARATÓN DE SAN SEBASTIÁN
El Medio Maratón de Madrid de 2016 (o Madrid Half Marathon, como pretenden llamarlo  ahora para que suene más internacional) me dejó un sabor agridulce pues si bien es cierto que  bajé mi marca de la anterior edición en casi siete minutos, me quedé a 31 segundos de la  frontera de la hora y media.
Aprovechando que tenía previsto ir visitar a mi hermano a San Sebastián a lo largo del mes de  mayo, consulté con Pino la posibilidad de realizar un entrenamiento de seis semanas que me  permitiera  mantener  el  buen  estado  de  forma  que  había  alcanzado  con  la  preparación  anterior, puesto que en día 22 se celebraba el medio maratón de la capital guipuzcoana. A Pino  le pareció bien y nos pusimos a ello.
A las 6:50 del día de la carrera me asomé por la ventana del hotel, preocupado por el estado  del tiempo, pues la tarde anterior había llovido con fuerza después de haber superado los 30ºC  por la mañana. Ya no llovía y el cielo estaba relativamente despejado, por lo que opto por usar  la camiseta de tirantes y el calzón de atletismo. Desayuno ligerito en la cafetería del hotel y me  dirijo a la parada del autobús que habría de llevarme hasta la salida, entre el Kursaal y el  ayuntamiento; autobús que, todo sea dicho, era gratis para los participantes en la prueba.
Alrededor de las 8:40 llego a la zona de salida, dejo la mochila en el guardarropa, ubicado a  pocos metros, en los soportales de la plaza de Gipuzkoa, y me dispongo a calentar. Cuando  llevo  aproximadamente  cuarenta  y  cinco  segundos  calentando  estalla  una  tormenta  con  abundante lluvia y fuertes rachas de viento. Opto por resguardarme bajo una marquesina y  replantear la carrera. No es la primera vez que compito con lluvia, pero no contaba con un  viento tan fuerte; y no tengo nada claro que merezca la pena intentar conseguir una MMP en  esas condiciones.
En torno a las 9:50 empieza a amainar y me dirijo a la línea de salida. Como el resto de los  corredores  estaban  resguardándose  de  la  lluvia,  no  tengo  problema  para  colocarme  en  primera fila (nunca me había resultado tan fácil).
A las 10:00 dan la salida. Al ver que la gente que me rodeaba salía muy fuerte, decido tomar la  primera curva por el exterior para dejar paso a quien quisiera adelantarme y, a partir del  segundo giro, ya voy ganando mi sitio. En la confluencia de la calle Zubieta con el paseo de  Miraconcha el Garmin marca en primer kilómetro… 4:00… me he ido de ritmo. Aunque me  encuentro  cómodo,  la  experiencia  me  ha  enseñado  a  no  salirme  del  plan,  y  mi  plan  es  mantenerme entre 4:10 y 4:15. Suelto el acelerador y hacia el kilómetro 2, poco antes de llegar  a la playa de Ondarreta, me alcanza la liebre de 1:30. Decido probar a quedarme con él y  evaluar sensaciones.
Según vamos entrando en Antiguo empiezo a sentirme incómodo con la liebre, me da la  sensación de ir frenado y además el agonías que llevo detrás va tan pegado a mí que en un par  de ocasiones está a punto de provocarme una caída. Como Pino me había recalcado unos días  antes que no debía bajo ningún concepto adaptar mi ritmo al de la liebre, a la altura del km 5  decido  dejarle  atrás  y  seguir  en  solitario  (me  gustaría  aclarar  que  en  ningún  momento  pretendo cuestionar su labor, simplemente no me convenía seguirle).
El primer avituallamiento se encuentra en el kilómetro cinco, justo al final de un pequeño  repecho que termina en el túnel que pasa bajo el palacio de Miramar. No tengo sed, pero bebo  de todas formas para evitar riesgos innecesarios. Anoto mentalmente que debería aprender de  una vez a beber en marcha.
A continuación toca bajar Miraconcha hasta llegar a la calle San Martín, que llanea hasta la  orilla del río Urumea, donde se coge el paseo de los Fueros y la calle de la República Argentina,  para posteriormente cruzar el puente del Kursaal y seguir por la avenida Zurriola hasta la  avenida Navarra, lugar en el que toca hacer el segundo giro y volver hasta el ayuntamiento;  momento en el que confirmo que he hecho bien en seguir sin la liebre, pues me doy cuenta de  que le saco unos 200 metros. En el kilómetro 10 utilizo por fin el último de los geles que me  dieron el año pasado en Irlanda y que estaba a punto de caducar por falta de uso. Hasta aquí  todo va bien. Sigue lloviendo, pero el viento no es tan fuerte y me encuentro de maravilla.  Paso la primera mitad en 44:20, tal y como estaba planeado.
La estrategia para la segunda mitad de la carrera es bien sencilla: mantener el ritmo de la  primera, siempre que las condiciones lo permitan. Al volver a pasar por Miraconcha veo a mi  hermano; al que, haciendo un gran ejercicio de confianza, había prestado mi cámara para que  hiciera fotos de la carrera. Van cayendo los kilómetros y la fatiga no aparece. Para cuando  quiero darme cuenta he llegado al km 19, echo cuentas y lo tengo tan fácil como hacer los dos  kilómetros que faltan a 4:15 para llegar por debajo de 1:29. Recorro los últimos metros de  Zurriola mientras adelanto a algunos corredores que han pinchado y enfilo el Boulevard. Veo  que el crono de carrera marca 1:28:45 e inicio mentalmente una cuenta atrás desde 15  alargando la zancada a modo de sprint final con la inconfesable intención de salir bien en el  vídeo de meta.
Finalmente 1:28:54. Objetivo cumplido y además prácticamente doblando la primera parte.  Una vez más queda de manifiesto que un trabajo constante y estructurado junto con una  adecuada planificación de carrera consiguen mejor resultado que las épicas insensateces a las  que estaba habituado.
Para terminar, quisiera agradecer una vez más a Pino el gran trabajo que está haciendo  conmigo, agradecer a mi padre y hermana que me costearan el viaje y el alojamiento a modo  de regalo de cumpleaños, a mis amigos y compañeros sus continuos gestos de ánimo, a Pilar su  inagotable apoyo y a todo aquel que haya leído esta crónica por dedicarme unos minutos.

DUBLÍN ROCK ‘N’ ROLL HALF MARATHON RACE 2015

unnamedAquí tenéis la crónica de MARIO de su participación, junto con PILAR, en la Media Maratón de Dublín

CRÓNICA ROCK N ROLL DUBLIN HALF MARATHON 02/08/2015

Lo primero que me llamó la atención de la organización del evento fue que no se limitaba a la celebración de la carrera, sino que habían programado todo un fin de semana de actividades, incluyendo fiestas, conciertos y exposiciones.
El viernes 31 por la tarde Pilar y yo fuimos a retirar el dorsal y la bolsa del corredor a la Royal Dublin Society, que es una especie de recinto ferial al sur de la ciudad. En apenas unos minutos habíamos recogido el material y habíamos visto la ferie del corredor, con diversos stands y una banda tocando en directo. La bolsa constaba de los objetos más variopintos: camiseta conmemorativa (fabricada en Murcia, por cierto) barritas energéticas, atún envasado, snacks, toallitas para la lavadora, colutorio, líquido para verrugas…
A las 22:00 estaba programada la fiesta de inauguración en The Church, uno de los clubs más representativos de Dublín donde, al parecer, Arthur Guinnes contrajo matrimonio. Allí conocimos a una corredora norteamericana que viajaba por el mundo participando en carreras y cuya mejor marca personal en medio maratón rondaba las 3 horas.
La mañana de la competición, después de desayunar como un condenado a muerte, Pilar y yo recorrimos a pie los aproximadamente dos kilómetros y medio que separaban el hotel, al sur de St Stephen´s Green, de la salida, junto al Centro de Convenciones, en las proximidades del puerto. Cabe destacar que la salida estaba dividida en 15 cajones en función de las marcas (yo salía del segundo y Pilar del quinto) y que el trámite de dejar la bolsa en el guardarropa fue anormalmente ágil.
A las 8:31 sonó el pistoletazo de salida y los miles de corredores, de 48 países distintos, se pusieron en marcha. El hecho de que los cajones estuvieran tan fragmentados hizo que, a diferencia de en otras carreras, los primeros metros pudieran recorrerse con relativa facilidad sin tener que andar esquivando o tropezándote con corredores más lentos que han ignorado el orden de salida.
Salgo marcando un ritmo de 4:35/km con la idea de ir acoplándome poco a poco para llevar una media de entre 4:40 y 4:50, la altimetría del recorrido no invitaba a hacer MMP. Cruzo el río Liffey por Ha´ppeny Bridge y veo que me encuentro cómodo con el ritmo, pero que la humedad proveniente del río hace que haya roto a sudar antes de lo previsto.
Cae el primer kilómetro y hasta aquí todo va bien. Todo va demasiado bien. Al llegar a Winetavern St toca girar a la izquierda para subir hasta la Chris Church, subida que, aunque con cierto dolor, consigo hacerla manteniendo intacto mi ritmo de carrera. Ahora toca bajar unos metros y aprovecho para recuperar, veo el primer avituallamiento, pero paso de largo.unnamed (1)
Aproximadamente una milla después toca volver a subir, esta vez para llegar al Museo Irlandés de Arte Moderno, dejando a la izquierda la fábrica de Guinness. Atraídos por la camiseta del Club se ponen a mi lado dos corredores españoles, con los que atravieso el parque anexo al museo y de los que me despido 600 metros después porque llevaban un ritmo sensiblemente superior al mío.
Nada más dejar atrás el Irish National War Memeorial Park los tobillos me dan un pequeño aviso y decido aflojar ligeramente el ritmo para evitar riesgos innecesarios. Ahora toca cruzar nuevamente el río para emprender una ligera pero prolongada subida hasta Phoenix Park. Paso el km 10 en 46:20, no voy mal; pero con una sensación parecida a la de subir la cuesta del Zoo en el Medio Maratón de La Latina.
La entrada en Phoenix Park, cuesta arriba y después de un giro de casi 180º termina de romperme el ritmo y veo como voy perdiendo el rédito que había ido obteniendo kilómetro a kilómetro previamente. Calculo que debo ir para 1:40 aproximadamente e intento mantenerlo. Pero para terminar de complicar la mañana me veo obligado a hacer una irremediable parada técnica fuera del recorrido.
Ya no hay objetivo, ni ritmo, ni estrategia ni casi ganas de seguir; pero quedan tres kilómetros y habrá que llegar. Después de un ligero descenso encaro la recta de meta, intento poner buena cara para la foto y finalmente paro el crono en 1:42:46. Podría haber sido peor.
Me hacen entrega de la medalla y del avituallamiento. A continuación del guardarropa veo una gran explanada con cerveza y música en directo. Unos minutos después llega Pilar y nos dirigimos a coger el autobús lanzadera que la organización había dispuesto para los participantes hasta O´Conell´s Bridge y desde ahí caminando al hotel.
En resumen, un poco decepcionado por el resultado; pero muy satisfecho por el recorrido, por haber competido fuera y, sobre todo, por la compañía. De la fiesta de clausura en el Whelan´s hablamos otro día, que tengo los recuerdos un tanto borrosos.