SALIDA AL MONTE CON RUNNING MOTHERS. DOMINGO 05 NOV 2017

El domingo día 05 de noviembre invitamos a las componentes de RUNNING MOTHERS a que vinieran a entrenar con nosotros en el incomparable Monte de Boadilla. Como todos los domingos nos citamos en la explanada del Palacio Infante D. Luis, a las 09:00, para formar los grupos y salir a entrenar. Unos grupos hicieron los dos montes y otros se quedaron en el Monte Sur. Al finalizar el entreno repusimos fuerzas con un ameno y cordial desayuno. Esperamos que esto solo sea el inicio de futuras colaboraciones.

Aquí os dejamos un vídeo:

MEDIA MARATÓN DE SAN SEBASTIÁN. 22 MAY 2016

Aquí tenéis la crónica de la participación de nuestro corredor MARIO  en la MM de San Sebastián:

2016-05-22 08.43.36 baja IMG_9707 bajasalidaCRÓNICA DE MI PARTICIPACIÓN EN EL MEDIO MARATÓN DE SAN SEBASTIÁN
El Medio Maratón de Madrid de 2016 (o Madrid Half Marathon, como pretenden llamarlo  ahora para que suene más internacional) me dejó un sabor agridulce pues si bien es cierto que  bajé mi marca de la anterior edición en casi siete minutos, me quedé a 31 segundos de la  frontera de la hora y media.
Aprovechando que tenía previsto ir visitar a mi hermano a San Sebastián a lo largo del mes de  mayo, consulté con Pino la posibilidad de realizar un entrenamiento de seis semanas que me  permitiera  mantener  el  buen  estado  de  forma  que  había  alcanzado  con  la  preparación  anterior, puesto que en día 22 se celebraba el medio maratón de la capital guipuzcoana. A Pino  le pareció bien y nos pusimos a ello.
A las 6:50 del día de la carrera me asomé por la ventana del hotel, preocupado por el estado  del tiempo, pues la tarde anterior había llovido con fuerza después de haber superado los 30ºC  por la mañana. Ya no llovía y el cielo estaba relativamente despejado, por lo que opto por usar  la camiseta de tirantes y el calzón de atletismo. Desayuno ligerito en la cafetería del hotel y me  dirijo a la parada del autobús que habría de llevarme hasta la salida, entre el Kursaal y el  ayuntamiento; autobús que, todo sea dicho, era gratis para los participantes en la prueba.
Alrededor de las 8:40 llego a la zona de salida, dejo la mochila en el guardarropa, ubicado a  pocos metros, en los soportales de la plaza de Gipuzkoa, y me dispongo a calentar. Cuando  llevo  aproximadamente  cuarenta  y  cinco  segundos  calentando  estalla  una  tormenta  con  abundante lluvia y fuertes rachas de viento. Opto por resguardarme bajo una marquesina y  replantear la carrera. No es la primera vez que compito con lluvia, pero no contaba con un  viento tan fuerte; y no tengo nada claro que merezca la pena intentar conseguir una MMP en  esas condiciones.
En torno a las 9:50 empieza a amainar y me dirijo a la línea de salida. Como el resto de los  corredores  estaban  resguardándose  de  la  lluvia,  no  tengo  problema  para  colocarme  en  primera fila (nunca me había resultado tan fácil).
A las 10:00 dan la salida. Al ver que la gente que me rodeaba salía muy fuerte, decido tomar la  primera curva por el exterior para dejar paso a quien quisiera adelantarme y, a partir del  segundo giro, ya voy ganando mi sitio. En la confluencia de la calle Zubieta con el paseo de  Miraconcha el Garmin marca en primer kilómetro… 4:00… me he ido de ritmo. Aunque me  encuentro  cómodo,  la  experiencia  me  ha  enseñado  a  no  salirme  del  plan,  y  mi  plan  es  mantenerme entre 4:10 y 4:15. Suelto el acelerador y hacia el kilómetro 2, poco antes de llegar  a la playa de Ondarreta, me alcanza la liebre de 1:30. Decido probar a quedarme con él y  evaluar sensaciones.
Según vamos entrando en Antiguo empiezo a sentirme incómodo con la liebre, me da la  sensación de ir frenado y además el agonías que llevo detrás va tan pegado a mí que en un par  de ocasiones está a punto de provocarme una caída. Como Pino me había recalcado unos días  antes que no debía bajo ningún concepto adaptar mi ritmo al de la liebre, a la altura del km 5  decido  dejarle  atrás  y  seguir  en  solitario  (me  gustaría  aclarar  que  en  ningún  momento  pretendo cuestionar su labor, simplemente no me convenía seguirle).
El primer avituallamiento se encuentra en el kilómetro cinco, justo al final de un pequeño  repecho que termina en el túnel que pasa bajo el palacio de Miramar. No tengo sed, pero bebo  de todas formas para evitar riesgos innecesarios. Anoto mentalmente que debería aprender de  una vez a beber en marcha.
A continuación toca bajar Miraconcha hasta llegar a la calle San Martín, que llanea hasta la  orilla del río Urumea, donde se coge el paseo de los Fueros y la calle de la República Argentina,  para posteriormente cruzar el puente del Kursaal y seguir por la avenida Zurriola hasta la  avenida Navarra, lugar en el que toca hacer el segundo giro y volver hasta el ayuntamiento;  momento en el que confirmo que he hecho bien en seguir sin la liebre, pues me doy cuenta de  que le saco unos 200 metros. En el kilómetro 10 utilizo por fin el último de los geles que me  dieron el año pasado en Irlanda y que estaba a punto de caducar por falta de uso. Hasta aquí  todo va bien. Sigue lloviendo, pero el viento no es tan fuerte y me encuentro de maravilla.  Paso la primera mitad en 44:20, tal y como estaba planeado.
La estrategia para la segunda mitad de la carrera es bien sencilla: mantener el ritmo de la  primera, siempre que las condiciones lo permitan. Al volver a pasar por Miraconcha veo a mi  hermano; al que, haciendo un gran ejercicio de confianza, había prestado mi cámara para que  hiciera fotos de la carrera. Van cayendo los kilómetros y la fatiga no aparece. Para cuando  quiero darme cuenta he llegado al km 19, echo cuentas y lo tengo tan fácil como hacer los dos  kilómetros que faltan a 4:15 para llegar por debajo de 1:29. Recorro los últimos metros de  Zurriola mientras adelanto a algunos corredores que han pinchado y enfilo el Boulevard. Veo  que el crono de carrera marca 1:28:45 e inicio mentalmente una cuenta atrás desde 15  alargando la zancada a modo de sprint final con la inconfesable intención de salir bien en el  vídeo de meta.
Finalmente 1:28:54. Objetivo cumplido y además prácticamente doblando la primera parte.  Una vez más queda de manifiesto que un trabajo constante y estructurado junto con una  adecuada planificación de carrera consiguen mejor resultado que las épicas insensateces a las  que estaba habituado.
Para terminar, quisiera agradecer una vez más a Pino el gran trabajo que está haciendo  conmigo, agradecer a mi padre y hermana que me costearan el viaje y el alojamiento a modo  de regalo de cumpleaños, a mis amigos y compañeros sus continuos gestos de ánimo, a Pilar su  inagotable apoyo y a todo aquel que haya leído esta crónica por dedicarme unos minutos.